VITALÍZATE

Recupera tu vitalidad – cambio de hábitos

La vitalidad es algo que notamos rápidamente cuando nos falta o flaquea. Cambia el humor, la apetencia de hacer cosas, el cansancio físico y trastoca nuestras emociones. ¿Quieres volver a sentirte vital? ¿Notas que hay algo que te está desvitalizando y quieres ponerle fin? ¿Sientes que la comida te quita energía?

Un cambio de hábitos alimenticios puede ayudarte a recuperar esta vitalidad perdida. Te acompaño a recuperarla.

¿Cómo? Acompañándote a lograr tus objetivos, desde el respeto, la comprensión, adaptándome al ritmo de tu cuerpo con un seguimiento personalizado según tu situación. En una primera visita de 2 horas aproximadamente, analizaremos tu situación, definiremos cuales son tus motivos y objetivos de la consulta y valoraré cómo puedo ayudarte. Definiremos unas pautas que personalizaremos y modificaremos en función de cómo respondas a ellas, respetando tu ritmo y tu cuerpo, porque no somos máquinas y no todos somos iguales. Lejos de las dietas de calorías y estandarizadas diseñaremos la mejor estrategia que se adapte a tu situación, tanto física como emocional.

Aprende a planificar tu alimentación y organizarte en la cocina

El ritmo de vida que llevamos nos hace descuidarnos en algún momento de nuestra alimentación, cayendo en la tentación de optar por la comida procesada, ya sea por la comodidad que resulta el comprar y listo para comer, por lo accesibles que están en cualquier tienda o por lo adictivos que pueden llegar a ser.

Esto nos lleva a dejar de lado la buena alimentación y entrar en una espiral de la que cuesta salir. No olvidemos que muchos de los procesados contienen substancias que nos llevan a una adicción por ciertos sabores o tipos de comidas, como los azúcares, las grasas, los refinados, aditivos como el glutamato, etc. Pero todo esto se puede cambiar y dar un giro en tu alimentación mientras, paralelamente, mejoras tu bienestar y salud física, mental y emocional.

 

¿Cómo? Aprendiendo a planificar tus comidas, a organizarte en la cocina para saber cómo cocinar, como conservar y en definitiva optimizar el tiempo que tienes y poder invertir en salud. A todo esto y más puedo ayudarte, adaptándome a tu ritmo de vida y buscando la alternativa que más se adapte a ti. Te enseñaré a planificarte tanto diariamente como semanal y mensualmente, para que no te agobies con los cambios.

Ayudándote en tu compra semanal, en los utensilios necesarios para cocinar, donde encontrar los nuevos productos que usarás al cocinar y que no te suenen de nada, diferentes formas de cocinar que enriquezcan tus platos y te den variedad a tus platos. Haremos del cambio un proceso más sencillo y divertido!

Equilibra tu dieta. Dietas vegetariana y vegana

Puede que hayas llegado al punto en el que no te apetece consumir carne, el pescado tampoco te apetece o no te dice nada, o sientes la necesidad de comer otro tipo de alimentos. 

O quizás piensas que el centrar tu alimentación en vegetales, cereales integrales y proteína vegetal es más saludable para tu cuerpo y necesitas una orientación en cómo hacer el cambio de forma equilibrada y sentirte acompañada en el cambio de alimentación. Yo puedo ayudarte.

Yo me alimento de forma vegetariana desde hace unos 10 años y sin consumir derivados animales los últimos 5 años. Considero que es una forma de alimentarse sana y consciente y que mi cuerpo se siente fuerte y vital alimentándome así. Pero no tiene por qué ser la única opción saludable. Lo importante es saber escuchar al cuerpo y saber que le funciona mejor a cada uno. Por ponerte un ejemplo, hay formas de alimentarse consumiendo carnes y pescados con moderación que son más saludables que algunas dietas veganas.

Vegano no tiene porqué ser saludable de buenas a primeras, la clave está en llevar un estilo de vida saludable, donde la alimentación consciente tiene un papel muy importante, donde deberían de priorizar los vegetales crudos o de cocción corta. A pesar de no gustarme las etiquetas, para poder especificar la idea, tanto una dieta vegetariana, vegana como omnívora pueden ser saludables si son equilibradas.

Sea cual sea tu tipo de alimentación puedo ayudarte a equilibrarla. Te acompaño a hacerlo sin miedos ni preocupaciones. Desde la tranquilidad, confianza y ganas o necesidad de cambiar.

Estimula tu fertilidad

Cuando hablamos de factores que afectan a nuestra capacidad de concebir, rápidamente pensamos en causas genéticas o problemas en factores hormonales. No tenemos o no damos la importancia que realmente tiene la alimentación en todo esto. Y es que lo que comemos afecta directamente a nuestro equilibrio hormonal y nuestro peso, dos factores muy influyentes en la fertilidad.

La alimentación es una parte esencial para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Una mala alimentación durante años, que ha generado la acumulación de toxinas en nuestro cuerpo desestabilizándolo, sumado a un ritmo de vida competitivo, estresante, con muchas responsabilidades, preocupaciones y conflictos, puede hacer que tu ilusión de ser mamá o papá se vea frustrado. El tiempo va pasando y con ello los años, mermando la ilusión, incluso trayendo problemas a nivel de pareja.

 ¿Qué pensarías si te dijese que un cambio en tu alimentación, junto con un cambio de hábitos saludables pueden ayudarte a mejorar tu fertilidad

Según diferentes estudios, la dieta y/o el estado nutricional de la madre antes y durante el embarazo se constatan en los últimos años como uno de los factores ambientales más influyentes tanto en el desarrollo fetal como en el potencial reproductivo de la mujer, así como en el estado de salud de la descendencia. Una correcta alimentación es clave para mejorar la fertilidad.

Te propongo el reunirnos y ver qué cambios podemos realizar en tu alimentación y hábitos que favorezcan la transición de tu cuerpo hacia un estado más fértil.  Personalizaremos tu cambio de hábitos enfocado a una alimentación sana y consciente, gestión del estrés y mantener un nivel de actividad física saludable.

Acompaña tu cuerpo durante el embarazo a través de la alimentación.

Acompaña tu cuerpo durante el embarazo a través de la alimentación

Enhorabuena por tu embarazo. Una etapa por la que sin duda volvería a pasar. Muy intensa en todos los sentidos, en la que las hormonas nos tienen descontroladas, sube y baja emocionales que nos llevan a estados de locura y de satisfacción indistintamente, hay que vivirlo para entenderlo.

La preocupación de que todo esté evolucionando bien es algo que nos ocupa gran parte de los pensamientos. Entre ellos el saber que nos estamos alimentando bien, puesto que un nuevo ser en tu interior está desarrollándose a través de ti, de tu alimentación.

Si necesitas que te guíe estaré encantada de poder hacerlo. Cuidaremos la alimentación, poniendo especial atención en ciertos alimentos, minerales y vitaminas en función del trimestre de embarazo en el que te encuentres. Favoreceremos que el cuerpo se focalice en gestar, evitando entorpecer al cuerpo con digestiones pesadas y ayudándolo a reducir las molestias del embarazo. Desterraremos mitos como que tienes que comer por dos, que no puedes hacer ejercicio, ni bailar, etc.

Ahora que estás embarazada tienes en tus manos la responsabilidad de alimentar al pequeño nuevo miembro que está en camino y el cuidarte para poder cuidar de él.

Una alimentación equilibrada y saludable te ayudará a tener un embarazo más consciente, con menos complicaciones y más conectada con tu bebé. Además favorecerás el proceso natural del parto, reduciendo la posibilidad de que aparezcan ciertas complicaciones, estando más consciente y conectada con tu bebé. Le estarás dando al bebé la base de su salud a través de tu boca.

Potencia el vínculo que está creciendo en ti a través del cuidado en tu alimentación, lo agradeceréis los dos, o los tres, o los que vengan!

Aliméntate conscientemente durante el post parto y lactancia

Una buena alimentación es la base para una buena salud, la deberíamos llevar toda nuestra vida. Como dicen, somos lo que comemos.

Durante el postparto y la lactancia, igual que en el embarazo, tu cuerpo necesita unos aportes energéticos y de nutrientes más específicos. 

Estás alimentando a tu bebé a través de tu cuerpo y, además, tu cuerpo está experimentando unos cambios importantes. De nuevo, las hormonas son las protagonistas en esta etapa, cambios en sus niveles nos van a desencadenar muchos otros cambios, tanto físicos como emocionales. El cuidado tiene que venir desde uno mismo para poder transmitir el mismo cuidado hacia tu bebé. Cuídate para poder cuidar.

Esta es una etapa muy importante para tener conciencia de cómo nos alimentamos y de cómo lo hacemos. No solo estamos lactando, sino que nuestro cuerpo está recuperándose del parto, donde ha sufrido pérdida de sangre, rotura de tejidos, movimiento de líquidos corporales y ahora tiene que trabajar en reparar y volver a una estabilidad, a su ritmo. 

Es importante que respetemos este proceso, sin prisas, sin forzar la recuperación por cuestiones de estética y cánones que impone la sociedad, sino más bien, favoreciendo esos cambios desde el respeto y autocuidado del cuerpo. Y qué mejor manera de hacerlo que desde una alimentación saludable y consciente. ¿Lo vivimos juntas?

Descansos digestivos y ayunos

Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago. -Don Quijote de la Mancha-

“Comer hasta enfermar y ayunar hasta sanar” -Refranero popular-

En ocasiones el cuerpo necesita un descanso para poder volver a encontrar el equilibro.
Ese equilibrio que cuesta bien poco perderlo si nos dejamos llevar por hábitos poco saludables. 

Llevar una vida sedentaria, llena de estrés que tanto nos intoxica y nos roba energía, no saber gestionar las emociones y que se vayan acumulando en nuestro interior, convirtiéndose en bombas de relojería que pueden explotar cuando menos te lo esperas, los miedos, las preocupaciones, las incertidumbres… todo ello, forman un listado de causas que nos desestabilizan antes o después.

 Como consecuencia de todo ello, enfermamos.

Creo en el poder de autocuración del cuerpo, pero hay que ponérselo fácil, encontrar el momento y querer curarse. La actitud, la predisposición y la implicación son clave en este sentido.

Mi primer ayuno fue en Zuhaizpe, con el Dr. Karmelo Bizcarra, un referente en el tema de ayunos. Como él dice:

“el ayuno es terapia magna”

Años después de mi paso por su “casa de reposo bajo el árbol”, donde experimenté en mí misma lo que un ayuno puede aportar al cuerpo, tanto a nivel físico como mental, estudié con él durante 2 años, en los que aprendí el poder curativo del ayuno. Es increíble como algo tan sencillo como el dejar descansar al cuerpo y dejarlo trabajar nos pueda aportar tanto.

Es muy posible que tu cuerpo necesite un descanso antes de empezar a recuperar la salud.

Fuera de las modas y tendencias que parecen rodear al tema del ayuno, es una práctica milenaria usada por muchas religiones y diferentes culturas y civilizaciones, tanto en rituales espirituales y religiosos como para curaciones.  Pero el ayuno es el gran olvidado en la medicina moderna, siendo apartado por otro tipo de prácticas, que no solo son de cuestionable evidencia, sino que a la larga perjudican al cuerpo, como son el uso desmesurado que se está haciendo de los antibióticos, antiinflamatorios y analgésicos entre otros.

Un ayuno guiado, controlado y entendiendo su finalidad es un buen aliado para recuperar la salud.

Si resuenas con la idea de dejar descansar al cuerpo, te puedo acompañar en el proceso de una forma consciente y segura para realizar ayunos cortos o semiayunos y experimentar lo que puede ofrecerte esta práctica de manera consciente y segura.

Te acompaño en estas etapas y otras que sientas la necesidad de tener a alguien que te guíe y ayude a empoderarte